top of page
Buscar
  • Foto del escritor Viajeras Boricuas

5 cosas que debes hacer cuando visites el barrio "Le Marais" en París.

Aunque había estado en París, esta ciudad había quedado en deuda conmigo. Contrario a lo que muchos piensan, a mí sí me gusta regresar a los lugares que de alguna manera me impactaron. Esto porque siempre quedan sitios por conocer o espacios que se han transformado y tratándose de París las posibilidades se multiplican. Desde mi primera visita a la ciudad luz supe que quería regresar, y así fue.



En esta ocasión podría eliminar de mi itinerario la mayoría de las atracciones turísticas principales, que desde luego llenan las agendas, y tendría tiempo para disfrutar de la ciudad de una manera más relajada. Dándome la oportunidad de explorar mejor los populares barrios de París que tanto resuenan como: Montmartre, Saint Germain de Pres, Le Marais, Barrio Latino, entre otros.


Deseaba salir del “beaten path” y de las zonas más conocidas como lo son los Campos Elíseos, o los distritos 1 y 2 donde ubican el Museo de Louvre, el Palacio Real, la Sainte Chapelle o el distrito 7 donde se encuentra la Torre de Eiffel. Sentía que debía alojarme en algún área que tuviera ese especial encanto parisino y es ahí donde comenzó mi rigurosa investigación sobre la zona o barrio que mejor me sentaba. Cierto que aunque en principio no tenía claro el lugar, tenía la certeza de que quería desayunar croissants frescos de una “Boulangerie”, comprar quesos diferentes en una “fromagerie” hacer picnics en algún parque de la ciudad y por supuesto hacer un poco de “people watching” en los tradicionales y siempre hermosos cafés parisinos.



Es importante saber que París se organiza en los llamados “arrondissements” o distritos que componen la ciudad. Estos distritos son 20 y curiosamente se van desplazando en forma de espiral y en el sentido del reloj. Cada “arrondissement” tiene sus barrios particulares y otros sus atracciones turísticas.


Ahora bien, ¿cuál es el mejor para alojarse? Todo depende de los intereses que tengamos y qué experiencia deseamos vivir en este viaje.

De esta manera llegué al histórico y encantador Barrio de Le Marais situado entre los “arrondissements” III y IV. Reconocido por ser uno de los distritos más antiguos de París y el que a su vez alberga la Plaza más antigua de la ciudad “Place de Vosges” este barrio caló en mi corazón y es al cual dedicaré este escrito.


En tiempos pasados la nobleza francesa se instaló en esta zona, por tal razón, este barrio guarda una arquitectura del siglo 17 con pequeños palacetes, plazas con hermosos jardines y calles empedradas que dan la sensación de que viajaste en el tiempo. Esto definitivamente contrasta con la personalidad y carácter moderno de esta zona. Imagínate estar sentado en uno de los cafés más antiguos e importantes de París como Café Ma Bourgogne que abrió sus puertas en el 1807 y desde tu mesa poder observar las maravillas del arte moderno de las galerías que desfilan una al lado de la otra en la calle de enfrente.


El barrio de Le Marais es un lujo para los amantes del arte en todas sus vertientes. El Museo de Picasso es aquí donde se encuentra y también la Casa-Museo de Victor Hugo el autor de Los Miserables y uno de los más grandes escritores que ha dado Francia. Por otro lado, es en Le Marais donde se encuentran numerosas galerías de renombre exponiendo lo más innovador del arte contemporáneo. Esto entre otras cosas como sus boutiques y ateliers, tiendas de fragancias donde podrás hacer tu propio perfume, restaurantes, bares y cafés hacen de esta zona una composición perfecta donde el pasado se encuentra con el presente más vanguardista sin perder su esencia de ese París de estampa que tantos pintores, artistas y cinematógrafos han captado en sus obras.

Ahora que estoy de regreso, es Le Marais quién ha quedado debiendo y mucho, las largas caminatas por sus calles, paradójicamente se me quedaron cortas.


París tiene muchos barrios que se convierten en pequeñas ciudades, que casi como una caja china, vas abriendo una para descubrir otras que con su particular narrativa te lleva a cientos de historias que se despliegan en un París distinto y fascinante.


Mientras planifico mi próxima vuelta, aquí les dejo 5 cosas que no pueden dejar de hacer cuando se den la vuelta por mi nuevo amor parisino, Le Marais:

1. Visitar el mercado Marché des Enfants Rouges.


Este mercado que se encuentra al norte de Le Marais, abierto en el año 1615, es el más antiguo de París. Parecido a un Mercado San Miguel en Madrid o La Boquería en Barcelona, encontrarás más de 20 puestos de comida bastante diversa, lo que lo convierte en un paraíso para las “foodies” como yo.



2. Visitar las galerías de arte.


No puedes irte de Le Marais sin tener la experiencia energizante del arte contemporáneo, y en esto Le Marais está “happening”, claro está, alberga el Museo de Pompidou que es uno de los más importantes del arte moderno. Si eres amante del arte tienes que darte cita en alguna de ellas y si no lo eres también. La oportunidad de tener de cerca tantas obras innovadoras y super creativas a tu alcance eleva el espíritu. Hay muchas exposiciones totalmente gratuitas y donde conocerás sobre jóvenes artistas muy prometedores en el mundo del arte y la creatividad.



3. Comer un croissant en Tout Autour Du Pain.


Considerada como una de las mejores "Boulangeries" de París y galardonada precisamente por su famosa baguette, tienes que ir allí, hacer la fila y pedir un Croissant y un "Pain de Chocolat". Luego cruzas la calle y en un banquito de la plaza del frente sentarte a observar a los peatones y ciclistas que por allí pasean.



4. Un baguette de "Jambon Beurre" en Caractère de Cochon.


Esta pequeña tienda se dedica a la charcutería. El super simpático dueño te explicará los distintos tipos de jamones. Una vez haces tú selección te aseguro que probarás uno de los mejores baguettes con jamón de tu vida, no te lo puedes perder.



5. Un picnic en "Place des Vosges".


“A dónde fueres, haz lo que vieres” no puedes irte de Le Marais sin tener esta experiencia. La idea es que visites una tienda especializada en quesos (fromagerie) luego caminas un poco más y entras a una de las cientos de tiendas especializadas en vinos y pides que te expliquen sobre vinos franceses (eso es una experiencia de por sí). Con botella en mano, quesos y un baguette que sin duda conseguirás de camino, lo próximo es pasar la tarde sobre la hierba del parque con el relajante sonido de las fuentes y la sombra de un árbol…. Voila!



Si tienes la oportunidad en tu próximo viaje a París, una visita a este encantador lugar merece la pena.


- Adriana Rodríguez

Presidenta Hectours


562 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page